Thursday, May 17, 2007

NINO PASO LA PRUEBA !!!

Gran Hermano llamo a Nino al confesionario, para indicarle que ya era hora de demostrar lo que habia estado ensayando las ultimas 24 hs con la guitarra

A fuerza de "golpes de guitarra" (literalmente hablando) y "ladridos" (tambien literalmente hablando), interpretó el tema Rasguña las piedras.

Por pena?, por lastima ?, no se, por que por entonación seguro que no fue



0 comentarios

Monday, May 07, 2007

El triunfo de Sarkozy

Publicado en: Real Policy



Con unos 200 autos incendiados y disturbios fue recibido el triunfo de Nicolas Sarkozy como presidente de Francia. No era para menos si se toma en cuenta que llamó “escoria” a los jóvenes que se causaron disturbios hace algunos meses en París. Esta sería la reacción de quienes ven en Sarko el ascenso de un duro. Una dureza que finalmente jugó a su favor en esta contienda electoral, su discurso plagado de llamados a la identidad nacional, la seguridad y el renacer de Francia definitivamente fue mucho más convincente que el de la candidata de izquierda Ségolène Royal.

Con este triunfo de la derecha, que ya seria la tercera vez que gana las elecciones a la presidencia dela V República, mientras que la izquierda está herida por sus propias contradicciones y batallas internas, por lo que tendrá que renovarse seriamente si es que quiere sobrevivir.

Sin embargo la lucha por el poder no terminó, aun falta la “tercera vuelta” que deberá decidir la configuración del parlamento en donde se estrena el Partido Demócrata del centrista y ex candidato presidencial François Bayrou, lo cual determinará mucho el rumbo que tomará Sarkozy.

Tras la pista de los zapatos

PARIS—El día después de la elección teníamos que seguirle los pasos, recuérdense que estamos en medio del Tour de París, versión María Isabel, al candidato ganador, Nicolás Sarkozy. Nos encaminamos hacia Fouquet´s, a pasos del Arco del Triunfo, en medio de los Campos Elíseos, el mismísimo lugar donde el derechista triunfador había acudido la noche del triunfo.

Allí nos enteramos de otro triunfo. Si es que así puede llamársele a la derrota que le propinara el presidente Leonel Fernández a su hasta hace unos meses mano derecha, Danilo Medina. Fernández ganó con más del 70 por ciento del voto. Las acusaciones de clientelismo político y “compra de votos” no se dieron esperar. Y como sus jefes de campaña aseguraban, un día antes de los comicios que el León, como se autodenominó Fernández, cargaría con más del 90 por ciento de os votos, ese resultado tenía que ser decepcionante.

En la política, como todo en la vida, el problema está en el manejo de las expectativas. Y, si con todo el peso del Gobierno, con todos los recursos para una campaña en la que invirtió sobre $3 millones de dólares, su mano derecha saca casi el 30 por ciento del voto y los partidarios de éste sentenciaron, al reconocer su derrota que “somos Danilistas. No tenemos miedo”, es probable que el León no ha eliminado del todo a su contrincante porque a juzgar por el hecho de que habrá de “orientar” en un futuro cercano a sus huestes no se sorprenda si le sale al paso al León en los próximos meses de campaña presidencial con un nuevo partido.

De todos modos, que aún dentro de su partido Fernández tenga un grupo opositor de tanta cuantía, no le plantea un paso sin obstáculos a la reelección en los comicios de mayo del 2008.

No sé que comió Sarkozy en Fouquet´s. Yo me limité a un emparedado de pollo con dos Coca-Colas Light y un expreso y como Sarkozy la noche anterior salía a la calle. El a saludar a su pueblo y yo a visitar a Louis Vutton a ver si divisa los zapatos de gamuza que llevaba el ex presidente de la Cámara de Diputados de la República Dominicana, Alfredo Pacheco, durante el pasado Festival de Música Latina Presidente—hoy suspendido gracias a los impuestos, cinco aumentos en cuatro años que le impuso a la cerveza Fernández. No estaban los zapatos de gamuza, como no estará el Festival.

Publicado en: http://www.rissiglicha.com/




Apokalipsis orain

Del Blog de El País

Y ahora el Apocalipsis. Lo anuncia Batasuna al rasgarse las vestiduras por lo de las listas. Que el PSOE y el PNV “han hecho tongo”, amenaza, y que quieren destruir la izquierda abertzale. Pero no lo conseguirán, profetiza, la sedicente izquierda resucitará y el día 28 estará reforzada. Que Dios nos coja confesados por lo que esconda el espantajo. Estamos pues en el fin de los tiempos: “el acuerdo y el diálogo son inevitables”, chantajea, olvidando que dos no hablan si ETA no ceja. La foto del anuncio fatal recoge a tropa, oficiales y algún general con cara de drama como cuando en un Viernes Santo de los de antes llegaba “La cruz a cuestas”, de los Misterios Dolorosos. Estremecía.

Gusta a la batasunía el Apocalipsis. Cuando hace cuatro años estábamos donde estamos y no podía ir a elecciones aquello fue el llanto y crujir de dientes. “Emergencia nacional”. “Buscan aniquilar a la izquierda abertzale”. “Sólo faltan las cámaras de gas y los campos de concentración”. “Todo esto va a tener unas consecuencias” (mayo, 2003). Y el presagio: el Pueblo Vasco derrotará al fascismo (español), saldrá fortalecido de tanto dolor y resucitará. Los Misterios Gloriosos.

Aquí el tiempo no avanza. Los periódicos de 2003 sirven para 2007. Y lo que te rondaré. Consecuencia: los presagios de Apocalipsis, redundados, devienen en susurros de alcoba tras noche onanista.

Pero el ambiente apocalíptico se ha apoderado del txoko. De las sospechas hemos pasado a las acusaciones. Las de Batasuna. Las del PP, que acusa al PNV de no presentarse en pueblos batasunos “por comodidad y cobardía”. Las del PSE, que acusa al PNV de cinismo, por hacer cuentas “con papel y boli” para ver qué tajada saca de la anulación de listas. Las de EA, que acusa de “cálculos electorales clarísimos” por la misma materia. Las del PNV egibariano, que acusa a Ségolène Royal, Zapatero y Rajoy (pero no a Sarkozy, por olvido, ignorancia o sintonía) de que “no aceptan otra casa que la suya, que son España y Francia”.


Los tambores de guerra anuncian a los vascos que se acerca la campaña electoral.


Autor: Manuel Montero